15/09/2019 WWE Braun Strowman vs Seth Rollins

Esto fue espectacular. Creo que es mi lucha favorita de Rollins en el roster principal. Al principio del show evitaron hacer el enfrentamiento clásico entre los dos luego de una lucha tag, y dejaron la puerta abierta a la incertidumbre. Acá, Strowman volvió a ser Strowman, ese monstruo imparable que Matt le preguntaba "What are you?" al verlo no vender nada. Es muy difícil hacer creíble a un luchador de esa forma, y Strowman lo lograba con creces, hasta que en WWE lo pusieron en un montón de historias absurdas pero aquí está de vuelta a reclamar lo que es suyo. El mejor Rollins es el Rollins desesperado, tiene al frente a una piedra de 3 metros que no le afecta nada de lo que le tira, así que tiene que correr y atacarlo sin tregua para ver si logra derribarlo, ya que el menor respiro que le de puede significar su muerte. Es como enfrentar un jefe final sabiendo que si te equivocas en la secuencia de ataque, te matará de un golpe. Me encanta como Rollins tiene que multiplicar por 3 todo su arsenal, sería absurdo creer que una Superkick de Rollins va a dañar a Strowman, pero al verlo pegar tres seguidas, lanzarse con dos planchas sobre él, quizá me empiezo a creer esto. De hecho todo ese esfuerzo le da a Rollins una cuenta de un segundo. En tanto, cada slam, cada cabezazo de Strowman, es una caída falsa creíble. Rollins sigue atacando una y otra vez con todo el arsenal que le basta para derrotar a sus enemigos normales, amé la secuencia de como 4 topes suicidas, que esta vez sí tuvieron sentido, ya que Rollins no ataca con sus topes, simplemente empuja, lo que en este caso funcionó ya que quería llevar a Braun a la mesa y lo consiguió. Obviamente sólo para que Braun se levante y Rollins tenga que romper otra mesa con él. Aún así Braun nuevamente se levanta y hasta opta por un bestial Splash desde la tercera cuerda que se vio sumamente arriesgado para su tamaño. Los minutos finales consisten en Rollins instantando dejar abajo a Braun, lo que sólo consigue luego de cuatro pisotones y un pedrigree. Esto fue una excelente historia de David vs Goliat, de como un tipo cuyo arsenal ni siquiera es brígido contra un rival de igual a igual tuvo que sudar la gota gorda, llegar donde nunca nadie lo ha llevado para poder derrotar a un gigante invencible. Rollins pareció querer demostrar que pese a la falta de fuerza, técnica, llaveo o lo que sea, con pasión se puede defender el título ante un rival imposible. No sé si WWE buscaba intencionalmente que la historia se sintiera así, pero el hecho es que presentaron a Braun como alguien que hizo que el top face de la compañía tuviese que aplicarle CUATRO veces la movida con la que derrotó al monstruo principal que ni siquiera su ícono pudo derrotar. Así que algo de eso debe haber. Increíble lucha, MOTYC del main roster.

¡Sígueme en Facebook o Instagram para que sepas cuando publico algo nuevo.

Yo no subo ni subiré ninguna lucha a Internet, los enlaces que comparto están disponibles públicamente en Internet para cualquier persona

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *