18/11/2017 WWE Drew McIntyre vs Andrade “Cien” Almas

Bobby Roode marcó una pauta para las luchas titulares de NXT. Según yo era el único luchador de WWE que aún intentaba seguir ese estilo de “main event épico” tipo Tanahashi o Cena, con muchos careos, secuencias largas de trabajo a una zona del cuerpo, y un final lleno de conteos de dos, intervención, y todo lo emocionante posible. Luego que Roode perdió el título, teníamos a McIntyre de campeón, y me preguntaba si mantendría esa tendencia o buscaría algo distinto. Esta lucha fue efectivamente desarrollada en tono épico, pese a que eran dos luchadores que basan su arsenal casi completamente en golpes, y el resultado fue supremo. Drew dominó completamente al comienzo, incluso superando intervenciones de Zelina. Notable la secuencia en que revierte una rana y además golpea a Andrade. Todo cambia cuando falla una lanza en un esquinero y se golpea el hombre, de ahí Andrade pudo empezar a trabajar el hombro de Drew cambiando un tanto el tono de la lucha, y comenzando a dominar. Las movidas de desesperación de McIntyre fueron golpes bestiales, incluyendo una Claymore que Andrade vendió como si de verdad le hubiesen dado un espadazo en el rostro. De hecho debo mencionar que el selling de ambos fue brillante, Andrade se vio todo el tiempo al borde del KO, y McIntyre nunca dejó de lado el dolor agónico de su brazo, que le impidió cubrir bien o llegar a tiempo a las coberturas y a la larga le costó el título. Las movidas de desesperación de Andrade fueron sus ataques aéreos impresionantes. Encuentro demasiado notable que uno de los mejores, si no el MEJOR aéreo del mundo llegue a WWE y en vez de basar su arsenal en lucha aérea, se guarde un par de movimientos como recursos desesperados que siempre sacan una reacción tremenda del público. El final fue una obra maestra del bookeo, con todos los Dusty Finish posibles y todos los conteos de dos del universo, que a uno le hacían pensar, como suele ocurrir en estos casos, que luego de todo eso, el técnico gana. Pero en medio de un ambiente brutal, con un público que hace rato se había dado vuelta y estaba gritando EN ESPAÑOL a favor de Andrade, éste le da a Drew el Future Shock DDT más descriteriado que hayamos visto en este ring. Me da algo de pudor alabar esta movida, porque Drew efectivamente se lesionó el hombro de verdad, pero es que wn, se lanzó vertical al piso, fue bestial. El conteo de 3 dejó a todos locos, el cambio de título fue inesperado para todo el mundo, y la postal fue genial. Andrade es el nuevo campeón, tuvo un camino de jobber a retador, a campeón, como casi nunca se ve en WWE. Todo estuvo bien aquí, esto fue un justo MOTYC, espectacular lucha.

¡Sígueme en Facebook o Instagram para que sepas cuando publico algo nuevo.

Yo no subo ni subiré ninguna lucha a Internet, los enlaces que comparto están disponibles públicamente en Internet para cualquier persona

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *