Joey Janela Springbreak 3 Part II

Segunda parte de la tercera edición de este show. Tenemos un Clusterfuck Battle Royal en que puede pasar cualquier cosa. Vamos al show mejor.

Joey Janela vs Jungle Boy: Otro buen spotfest de Janela, aplausos para él por hacer dos luchas similares dos días seguidos pero ambas se sintieron refrescantes. Por culpa de los Young Bucks tengo la sensación de que una lucha con muchas patadas voladoras y lances no saldrá bien en Estados Unidos, pero es una mentira del porte de un buque, simplemente los Bucks lo hacen mal, porque esto es genial. Hubo tres dives seguidas, muchas Superkicks, en fin, cosas que yo pensaba que odiaba en si mismas, pero acá se sintieron importantes, sobre todo con Jungle Boy dentro de su rol de underdog. Los dos hacen todo tipo de movidas aéreas, hay una Emerald Floshion brutal en el borde del ring, Penélope Ford se involucra mucho en la acción, esto fue más espectáculo e historia en comparación a Janela vs Marko Stunt que si bien tuvieron un spotfest fue mucho más serio y violentamente asesino. Luego pasaron a hacer movidas y hubo varios German Suplex y momentos de ira de Jungle Boy sacándose los conteos en uno y entusiasmando al público y terminó rindiendo a Janela en un upset considerable. Gran lucha, no al nivel de la de Marko, pero esto estuvo genial y disfrutable hasta para el más purista. Se abrazaron al final, Jungle Boy pasó por un momento difícil y esto cierra su regreso al ring y probablemente a seguir hacia adelante en la vida, fue bonito.

Ortiz, Santana vs Ricky Morton, Robert Gibson: Muy buena lucha, comenzó como una tag clásica vieja escuela, con muchas secuencias 2 vs 1 de lado y lado hasta que Morton hace el comeback y la lucha se convierte en un spotfest inesperado con Morton haciendo todo tipo de maniobras que serían increíbles incluso para él mismo estando joven, o sea es que, hasta hizo un jodido Canadian Destroyer. Tengo la teoría de que los Springbreak ocurren en otro universo dentro del multiverso de la lucha libre donde los luchadores pueden romper las leyes de la física. ¿Este Ricky Morton será canon? Vaya a saber uno. Finalmente los LAX ganan no sin harto esfuerzo haciendo su secuencia de movidas en pareja. Lucha que parecía simplemente nostálgica y terminó siendo algo especial.

LA Park vs Masato Tanaka: Para sorpresa de nadie, este par de dementes nos dieron una de las mejores luchas del fin de semana. Esto fue todo el fanservice del mundo, tienes a LA Park y a Tanaka, ¿Qué queremos todos? Ver cuánto pueden resistir las células cerebrales de Tanaka. Dios mío esto fue una brawl totalmente abusiva con LA Park dándole con todo al pobre Tanaka en un combate que me recordó esos clásicos con Awesome pero mucho más brawler que spotfest. A nadie le importa la sicología, la historia, ni la humanidad en general en este combate, Tanaka saca Fighting Spirit y no vende una cantidad absurda de movimientos sólo para recibir un castigo peor a continuación y vuelve loco al público. El ambiente de caos y destrucción es genial, especialmente con el árbitro aterrorizado de las dos criaturas que le son imposibles de manejar, ni siquiera lo intenta. Hay movidas sobre pilas de sillas, LA Park destruye una puera con la humanidad de Tanaka, y finalmente hace una lanza sobre otra para derrotarlo de una vez por todas. Esto era un dream match que tenía desde cabro chico. Me declaro absoluta y totalmente conforme. Amo la lucha libre.

The Greatest Clusterf*ck 2019: No sé ni por donde empezar por esto, pero este review será largo. Adelantaré que lo encuentro una obra de arte y el clímax de la celebración que significa el Wrestlemania Weekend, si quieren verlo sin spoilers creo que es una experiencia única e increíble. Pidan una pizza y disfruten esta locura. Hay veces que simplemente hay que ser feliz, y entretenerse con lo que nos presentan, olvidar la distancia crítica, el análisis, el sentimiento de inmersión y dejarse llevar por ese goce sin vergüenza alguna que uno tenía cuando era niño.

Esto es un combate tipo Royal Rumble de 60 personas, que dura 90 minutos como mínimo, y que a raíz de los participantes (ya voy a eso), es más cercano a la Gimmick Battle Royale de Wrestlemania X7 que un Royal Rumble bueno como el 2018. Hay que estar demente para ver esto pensando en ver movidas geniales y llaves de rendición, esto está hecho para emocionarse con quién entra, con los cruces impensados, y momentos humorísticos, básicamente es el tipo de lucha que en general no me emociona pero aquí, en los potreros de la lucha indy, funcionó a la perfección, no sé si lo había pasado tan bien antes con algo basado 100% en entretenimiento. Esto fue perfecto, fue una película tipo B tan sin sentido, tan mala, tan loca, que llegó a ser mejor que todo lo supuestamente “bueno” que se ha intentado en el género.

Intentaré compilar todo lo notable que recuerdo, imposible que lo consiga, pero intentémoslo. La lucha empezó con Necro Butcher y Nick Gage, luego entró Shlack y Marcus Crane, lo que nos dio un comienzo violento, nostálgico y a la vez moderno. Entra gente interesante como Swoggle, y Nate Webb canta su música de entrada y entra el vocalista de la banda en lugar de él, no sé si puede haber algo más genial que eso, de hecho sí, MJF ataca al vocalista entre el público arruinando el momento. No sé si se puede ser más heel que MJF en el universo conocido. Entra mucha gente under de las indies, gente vieja escuela, y gente que no sé ni como catalogar, podemos ver compartir el ring a Caveman Ugg, los White Wolf de España, Cryme Time, Mantaur, Tracy Smothers, Frank the Clown, etc. Joder cuál es la probabilidad de haber visto a Mantaur golpearse con Necro Butcher, de verdad retó a algún matemático a calcularlo, necesitaríamos analizar cuantos luchadores inactivos el tiempo que lleva Mantaur y Necro luchan al año, para luego multiplicar porque ocurra en el mismo show y en la misma lucha. Hay muchos momentos memorables, Joey Ryan y Sexxxy Eddie se juntan y Eddie termina completamente desnudo y hace un Moonsault sin ropa. En serio que 100% sin ropa, el tipo tuvo que hacerlo sin manos por tapar sus genitales. Hornswaggle recibió el tratamiento hardcore de G-Raver y le enterró agujas en la frente, eso en la misma lucha en que entra Dustin “No Legs” Thomas y se da cuenta que no puede perder ya que no tiene piernas para tocar el piso. Esto es increíble. Hay un montón de gente que salió fuera del ring por sobre la tercera cuerda y estoy seguro que no se fueron. Por otro lado, hay mucha gente que hizo una serie de topes suicidas hacia afuera y se eliminaron a si mismos pero no les importó. MJF elimina a Cryme Time y la gente lo odia. Hay una cantidad increíble de spots HORRIBLES de gente siendo eliminada hacia el público, destruyendo sillas y todo lo que haya a su paso. Juega un rol importante en esto que los pobres camarógrafos son pocos y son pésimos enfocando la acción lo que, increíblemente, ayuda a que esto sea MEJOR ya que hay un montón de tiros de cámara apurados que llegan justo cuando alguien está volando por los aires y parece que todo ocurriese más rápido que la velocidad de la luz y es como un capítulo de un animé. Un animé que fue dibujado en drogas, claro. Tenemos un nuevo cara a cara de Lloyd y Takeda. Aparece Essa Rios, que en méxico sigue activo como Mr. Aguila pero acá se tiñó el pelo rojo para la ocasión nostálgica, no puedo más con esto, hay demasiado fanservice. Teddy Hart entró con su gatito. También apareció el Sting falso jajajajajajajaja.

Al final, entra Session Moth Martina, que pareciera que simplemente tenía que entrar, pero viene con Su Yung, luego con Maria Maniac y una serie de luchadoras y los relatores hacen un EXCELENTE trabajo fingiendo sorpresa y que no entienden que rayos. Lo mejor es que esta lucha es tan poco normal que todo esto no parece raro, digo, que parecería raro en un ring donde estuvieron Mantaur, Necro Butcher y Cryme Time. De repente las chicas empiezan a atacar a todo el mundo de forma brutal, masacran a todos, esto es como la invasión del Nexus pero mil veces más violenta, entre todas le dan fouls a Frank the Clown y le revientan tubos en la cabeza a Jimmy Lloyd, los relatores actúan legítimamente asustados, me encanta, aunque todos sabemos que Lloyd debe haber disfrutado eso. Masacran a Chris Dickinson y le dan un Superplex sobre una mesa, esto es notable porque los relatores recalcan que Dickinson es uno de los principales opositores de la lucha intergénero. Entra Joey Janela vestido como si lo hubiesen tomado por sorpresa a ver que ratos pasa y recibe una paliza, todo es caos, sangre y destrucción y la pantalla se va a los colores de la Carta de Ajuste con el mensaje de FALLAS TÉCNICAS con un final de lucha digno de los Monty Python. No sé si esto se pueda superar algún día, esto fue la consagración definitiva de lo que es el Wrestlemania Weekend, una oportunidad de ver cruces de luchadores que era imposible hasta hace unos 10 años atrás, con un nivel de desquiciamiento descriteriado. La mejor lucha de la historia de este Multiverso probablemente.

Y así cierra este show que nuevamente tuvo todo lo que esperábamos de él. Tanaka y LA Park dieron cátedra de cómo hacer una brawl, Jungle Boy y Janela dieron una entretenida lucha y Morton nos dejó locos a todos, pero si algo se recordará al pasar los años, es el Clusterfuck más Clusterfuck de la historia.

¡Sígueme en Facebook o Instagram para que sepas cuando publico algo nuevo.

Yo no subo ni subiré ninguna lucha a Internet, los enlaces que comparto están disponibles públicamente en Internet para cualquier persona

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *