WWE Hell in a Cell 2019

Un PPV que WWE olvidó completamente o no sé que diablos, pero sólo tenía 4 luchas anunciadas antes del Kick Off. Los shows de relleno de WWE suelen ser buenos, así que debería tenerle fe. El concepto de la HIAC como que murió hace tiempo, pero los últimos años se las han arreglado para tener al menos una que se sienta especial y sea legítimamente una gran lucha, Charlotte vs Sasha y New Day vs Usos han sido dos de las mejores de los últimos años, y Orton vs Jeff estuvo muy buena.

Las luchas con rojo significa que las recomiendo

Kick Off:

Lacey Evans vs Natalya: Muy buena lucha, la performance de Lacey es excelente al lado de una de las luchadoras más sólidas de WWE. La historia es simple, Natalya domina a Evans a su antojo, castigando por zona como buena Hart hasta que Natalya lleva la acción al ringside y logra dañar la pierna de Natalya. Me encanta que desde que debutó a esta parte, Evans ha eliminado casi todas sus movidas de su arsenal y se dio cuenta que sólo bastaba con estrellar el tobillo con ira sobre la escalera, dar buenos golpes y buenas patadas, y sólo dejar un par de movidas aéreas (que bacán es su Moonsault con dos saltos), para lucir bien. El final es muy bueno, cuando Evans falla el Moonsault para caer en las garras de la Sharpshooter, y hasta se llevó un antebrazo en el rostro de premio. Esto es una buena lucha con toques personales de odio sin necesidad de perder la técnica o arruinarla de alguna forma. Muchos jumbitos.

Show Principal:

Sasha Banks vs Becky Lynch, Hell in a Cell: Sasha y Charlotte dieron una Hell in a Cell vieja escuela hace un par de años, con una historia en torno a una caída, la idea de que la lucha se suspendía, y ambas intercambiando spots a duras penas al volver al ring. Esta celda fue en modo Ruthless Agression, más basada en la idea de una lucha violenta sin escapatoria, como sería Triple H vs Batista, sólo que sin sangre en estos tiempos. Aún así, cumplió con la idea de tener a las dos sacando millones de armas e inventando millones de formas de hacer spots que asesinaran a la contrincante. Sasha, como es lógico, sufrió la peor parte, pero sus spots ofensivos, aunque pocos, fueron bestiales, sus doble rodillazos tuvieron una prolijidad increíble para alguien tan desarmada como Sasha, y el golpe en la silla enganchada en la celda fue brutal. He estado algo desencantado de Becky Lynch post Wrestlemania, pero acá sobrevivió una noche más. En cuanto a Sasha, desde su lucha con Ronda que extrañaba una performance así, nivel Sasha del 2016.

Daniel Bryan, Roman Reigns vs Erick Rowan, Luke Harper: Cuatro de los mejores sino los mejores luchadores del main roster en una tornado tag sin descalificación sólo puede generar un MOTYC. Excelente lucha, con sentimiento de urgencia desde el comienzo con Roman y Bryan intentando llevar la acción a toda velocidad y buscando atacar a sus rivales constantemente, mientras que Harper y Rowan buscaron ir por el 2 vs 1 más ordenado. Roman sacó la peor parte en este enredo sufriendo varias movidas y golpes brutales de los barbones en el ringside, dejando a Bryan como el face castigado una buena parte del match, hasta que luego de intentar un comeback, los roles se invierten. Roman y Bryan llevaron la lucha al ringside, curiosamente, y tuvimos una brawl de los mil demonios, con spots realmente desquiciados para ocurrir en WWE como un tope suicida de Harper que casi lo deja sin rostro al chocar con la mesa, y la maravillosa secuencia de Bryan botando a Harper desde la mesa, de todas las formas posibles con una jodida huracanrana, para que luego Roman entrara corriendo desde el inframundo a darle una lanza sobre la mesa a Rowan. El final fue una brillante muestra de como Bryan y Roman se ponían de acuerdo para controlar a ambos rivales y atacar de forma coordinada sobre un team de mayor experiencia, creo que contó excelente la historia de dos tipos que intentaban confiar y luchar juntos, al mismo tiempo que dieron una lucha de la puta madre. Rowan y Harper son excelentes dándole una paliza a un rival, y Bryan y Roman son brutales para los comebacks a toda velocidad. El resultado de esa ecuación fue una candidata a lucha del año.

Randy Orton vs Mustafa Ali: Lucha sólida, con unos minutos más podría haber sido realmente buena. Orton le dio una inspirada paliza a Ali, que se pegó un comeback brutalmente desesperado y arriesgado, me encantó como lanzó todo lo que pudo al menor ápice de ventaja, sólo para morir con una RKO.

Alexa Bliss, Nikki Cross vs Asuka, Kairi Sane: Otra lucha sólida, también sentí que con más tiempo/importancia podrían dar algo realmente bueno. Me gustó mucho que Asuka y Sane salieran a matar a golpes como buenas japonesas (ese codazo a la pierna de Cross, Dios mío), y la cosa hasta se diera vuelta con Alexa y Nikki actuando como faces ante la paliza que recibían sin piedad. Siento que volvieron el título interesante al fin, pero no sé si WWE mantenga esto en el tiempo, o haga algo con estos cinturones en general.

AJ Styles, Karl Anderson, Luke Gallows vs Erik, Ivar, Braun Strowman: Esto iba bien entretenido hasta que tuvo un horrible final por descalificación. No tengo problemas con que descalifiquen por exceso de violencia en estas luchas, pero eran unos pisotones, se vio muy meh. Hasta antes de ello esto fue la lucha de barbones y pelados que pegan combos brígidos que siempre es bueno ver, y además tuvo un AJ Styles, qué mejor.

Baron Corbin vs Chad Gable: Quiero pensar que este feudo significa que al fin dejaron de usar a Corbin para estupideces y ha vuelto el powerhouse de NXT de una vez por todas. Muy buena lucha, con Gable dominante mediante su técnica y agilidad, pero con un Corbin de mayor tamaño y fuerza lo que le permite recuperar el control aunque sea con pocas movidas. Me gusta como Corbin trabaja lento a su oponente, como eso enoja a la gente y Corbin lo disfruta, y en cuanto su oponente parece recuperarse, saca un bombazo o un lazo explosivo y rápido que sorprende a todos. Gable estuvo genial también, el Chaos Theory se vio increíble. Siento que este es de los pocos feudos que WWE ha hecho de forma que ambos luchadores han salido beneficiados. Corbin es cada vez mejor rudo y Gable es cada vez más querido.

Bayley vs Charlotte: Esto se sintió como una lucha estándar de Charlotte castigando la pierna y ganando, y no le veo sentido a que Bayley simplemente pierda, en una lucha sólida y todo, pero Bayley no debería lucir como si fuese una luchadora nueva que tiene la oportunidad ante una tipa ya establecida. Aún así la gente estuvo extremadamente metida en la lucha, por más que WWE intente arruinarlo estas dos, sí, ambas, están aún muy over para la gente. Estas dos casi que se robaron la noche en el House Show en Chile y aún no han tenido tiempo para hacer una lucha así en TV o PPV.

The Fiend vs Seth Rollins: Voy a ser sincero, el final por descalificación no me importó. Dos de mis luchas favoritas de todos los tiempos, El Hijo del Santo vs LA Park, y La Parka vs LA Park, terminan en descalificación siendo ambas luchas sin descalificación. No me importó nada, las amé, de hecho la primera de las dos que menciono la considero 5 estrellas. Aún considero una lucha genial esa Sting vs Abyss que termina en descalificación. En general si me divertí 20 minutos y estuve pegado a la pantalla, que en el último segundo no haya un conteo de tres sino que ocurra algo incomprensible no me va a alcanzar a matar la lucha. Luego de esta larga introducción, quiero decir que la lucha la encontré mala porque fue mala no más. Nunca me han gustado los personajes que no venden nada, menos si es por motivos cósmicos o de magia vudú o lo que sea, el Fiend me recuerda al Taker de principios de los 90, o a esos personajes de WCW tipo la momia, el Shockmaster o que se yo qué diablos. La ofensiva de Rollins se vio bastante poco inspirada esta noche, como en la mayoría de las noches en verdad, pero luego de su lucha con Strowman tenía más fe. Aún así, los primeros minutos antes que el Fiend empezara a no vender, se veían promisorios. Pero eso fue todo. De ahí vino un festival de Rollins intentando partir una nuez cuál Slappy la ardilla, y hasta presentaron un arma nueva, un martillo gordo, que el Fiend usó para empujar a Rollins y no hacer ningún spot brutal. Lo peor de todo, es que en este mismo show ya vimos mucha más violencia en las primeras dos luchas. Además de todo lo que ya dije, esta lucha tuvo una luz roja que hacía agotador seguir la acción. Luego de todo esto vino el final, Rollins haciendo como 10 Curb Stomp que el Fiend no vendió, para luego lanzarle todas las armas encima y dar un martillazo que lo llevó a la descalificación que enfureció a la gente. Luego de la lucha, el Fiend resucitó y ahorcó a Rollins, recordándole a la gente que esto que no les gustó, continuará.

El resumen de este show es muy simple, fue todo bueno salvo el evento estelar, de verdad recomiendo mucho este PPV, la mayoría lo va a recordar sólo por el desastre de bookeo que fue la última lucha, pero me parece un pecado mortal olvidar la tag de Bryan y a Sasha/Becky, además Corbin vs Gable y el Kickoff estuvieron geniales. No sé a quién rayos se le ocurrió que un personaje sacado de las peores performance in-ring de la historia de las grandes compañías iba a funcionar hoy en día, pero qué diablos, quizá el tema es que los segmentos de los títeres y todo aquello con lo que yo jamás enganché, a la gente sí le gustaron mucho y pensaron que Wyatt tenía algo pensado para sacar adelante esto, pero finalmente no ocurrió, y seguro que no es su culpa. De pasada, el pobre Rollins, que parecía estar teniendo un cuarto aire en su carrera, nuevamente deja una mala imagen de su reinado. Si en un mes más los dos tienen una buena lucha, todo esto se olvidará, quién sabe, quizá ocurra.

¡Sígueme en Facebook o Instagram para que sepas cuando publico algo nuevo.

Yo no subo ni subiré ninguna lucha a Internet, los enlaces que comparto están disponibles públicamente en Internet para cualquier persona

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *